Facebook Twitter LinkedIn

Las remesas hacia América Latina y el Caribe en 2016: 
Nuevo récord*

Programa de Remesas e Inclusión Financiera

El Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos (CEMLA) y el Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN), del grupo Banco Interamericano de Desarrollo (BID), dieron a conocer el informe Las Remesas a América Latina y el Caribe en 2016: Nuevo récord, que presenta la evolución del ingreso por remesas de la región y sus previsiones para 2017.

En el informe se destaca que el ingreso por remesas de América Latina y el Caribe alcanzó en 2016 un nuevo máximo histórico, lo que tuvo un efecto muy positivo en los millones de hogares receptores y en sus niveles de vida. Los principales aspectos que caracterizaron la evolución de ese ingreso son:

  1. las remesas sumaron 70,369 millones de dólares, con lo que han acumulado aumentos consecutivos durante siete años;
  2. el crecimiento anual de dicho ingreso resultó del 7.2%, lo que representó la tasa más alta registrada en los últimos 10 años;
  3. el incremento de las remesas fue generalizado en las distintas subregiones; y
  4. este comportamiento se originó, entre otros factores, por aumentos en los niveles de empleo, de remuneraciones medias y, en consecuencia, de la masa salarial de los trabajadores emigrantes de la región en los principales países de destino.

El comportamiento de las remesas por subregiones se describe en los siguientes párrafos.

CentroaméricaLas remesas que recibieron los países centroamericanos en 2016 alcanzaron un monto de 17,871 millones de dólares, con un crecimiento anual del 8.5%; el mayor observado en los últimos seis años. Tal evolución reflejó crecimientos de las remesas recibidas por Guatemala de 13.9%, El Salvador, 7.2% y Nicaragua, 5.9%, atenuados por disminuciones de ese ingreso en Panamá, de −9.9%, y en menor medida, en Costa Rica, −0.5%.

MéxicoEn 2016 el ingreso de México por remesas representó el 38.3% del total recibido por América Latina y el Caribe. Tal porcentaje equivale a 26,972 millones de dólares y a un crecimiento anual del 8.8%. Este resultado es un máximo histórico, ya que luego de nueve años se superó el mayor monto previamente registrado: 26,059 millones de dólares en 2007. El principal factor que explica ese   aumento   de   las   remesas   es   la   evolución   positiva   en   Estados   Unidos   del   empleo, las remuneraciones medias y la masa salarial de los trabajadores inmigrantes de origen mexicano. En particular, en 2016, el nivel de empleo de dichos trabajadores no mostró un aumento anual como sí ocurrió en 2014 y 2015, pero si hubo nuevos incrementos en sus remuneraciones medias y en su masa salarial.
CaribeLas remesas recibidas en 2016 por el conjunto de países del Caribe sumaron 10,125 millones de dólares, que corresponden con un crecimiento anual del 6.5%. Este resultado es ligeramente menor que el observado un año antes. Sobresalieron los crecimientos de las remesas recibidas por Haití y la República Dominicana, del 11.3% y 6.1%, respectivamente.

Sudamérica: En contraste con lo que ocurre en México y los países de Centroamérica, donde las remesas provienen principalmente de Estados Unidos, para Sudamérica una parte muy significativa de las remesas que reciben se origina en España. Además, los distintos grados de desarrollo de los países sudamericanos, así como sus condiciones económicas actuales propician diferencias salariales que fomentan la migración y por tanto, flujos de remesas intrarregionales. Esto hace que el comportamiento de tales flujos sea distinto de lo que se observa en otras subregiones. Con este marco de referencia, durante 2016, el ingreso por remesas de Sudamérica resultó de 15,402 millones de dólares, con un crecimiento del 3.5%: menor que el máximo histórico que se registró en 2008.
 

El ingreso por remesas de América Latina y el Caribe alcanzará un nuevo máximo histórico en 2017

El informe del CEMLA y el FOMIN destaca que para 2017 se estima una moderación en el ritmo de crecimiento de las remesas que reciben los países de América Latina y el Caribe, esto debido a que:

  1. si bien aún no se cuenta con información sobre la evolución en lo que va del presente año de los flujos migratorios hacia Estados Unidos, hay indicadores que muestran que han venido disminuyendo;
  2. aún no se han establecido los cambios a las políticas migratorias anunciados por la nueva administración estadounidense, por lo que no es posible cuantificar su posible efecto sobre el flujo de remesas que se origina en ese país;
  3. los pronósticos del Fondo Monetario Internacional (FMI) para 2017 apuntan a un menor crecimiento de la economía española y una recuperación moderada de la economía estadounidense. Sin embargo, el FMI reconoce que la previsión para Estados Unidos enfrenta algunos riesgos potenciales que podrían resultar en un crecimiento más moderado. Además, el FMI estima para 2017 un crecimiento de la actividad económica de la región de Sudamérica de sólo un 0.6%, lo que podría afectar tanto a los movimientos migratorios como los flujos de remesas intrarregionales.

Con base en lo anterior, el CEMLA y el FOMIN estiman que en 2017 el ingreso por remesas de América Latina y el Caribe alcance un nuevo pico histórico, al situarse en un monto de entre 73.6 y 74.3 miles de millones de dólares, con un incremento anual significativo en un rango del 4.5% al 5.5%, pero que representa una moderación con respecto al crecimiento observado en 2016, evolución que se anticipa será compartida por las distintas subregiones.


 

* El documento fue elaborado por René Maldonado, coordinador del Programa de Remesas e Inclusión Financiera (CEMLA), Jesús Cervantes, gerente de Estadísticas Económicas y coordinador del Foro de Remesas de América Latina y el Caribe del CEMLA y Salvador Bonilla, subgerente de Estadísticas Económicas (CEMLA). El documento se benefició además de los comentarios y de sugerencias de Fermín Vivanco y Lukas Keller del FOMIN; y del apoyo técnico de Cindy Sánchez del CEMLA.

 


 

 

 

Loading